Como hacer suavizante casero

Suavizante líquido gain

Hace poco que empecé a utilizar esta receta cuando se me acabó el suavizante comprado en la tienda.    Como siempre, era escéptica.    Tenía todos los ingredientes en mi armario, así que lo intenté.    Me alegro de haberlo hecho.    Lo adoro por completo.    De hecho, acabo de hacer mi segunda tanda esta mañana.    Puedes guardarlo en tu viejo recipiente de suavizante, o utilizar una jarra de leche limpia.
¡¡¡El costo de 3 cuartos de galón sale alrededor de 75 centavos!!!    Utilicé el acondicionador barato Suave Mango y funcionó perfectamente.    Olía de maravilla y dejaba una pizca del aroma del mango en mi ropa.    Quería un aroma más fuerte en mi ropa seca, así que añadí un poco de aceite esencial de naranja a la mezcla.    Unas pocas gotas fueron suficientes.    Ahora mi ropa huele realmente bien.
Así que ahí lo tienes.    Todos mis secretos de lavado revelados.    Y como me ahorro tanto dinero en la colada, no me siento culpable por entrar en mi tienda de utensilios de cocina favorita y comprar otro recipiente que no necesito.

Suavizante casero con aceites esenciales

Cuando empiezas a preguntarte qué puede estar rompiendo tu piel, el suavizante es uno de los primeros culpables que miras. Si necesitas rápidamente una receta de suavizante casero, puedes encontrar varias opciones, como el vinagre blanco, el bicarbonato de sodio y la sal de Epsom.
Cuando mires la parte de atrás de tu suavizante, notarás un montón de ingredientes diferentes que no puedes pronunciar. Eso no puede ser bueno para tu piel, ¿verdad? No te preocupes por tu ropa probando algunos suavizantes de 2-3 ingredientes que pueden hacer que tu ropa huela bien.

Suavizante de ropa attitude +

Me encanta el olor de la ropa seca en el tendedero, pero siempre deja mi ropa y toallas rígidas y rasposas. Suelo acabar metiéndolas en la secadora durante unos minutos para que se esponjen… ¡hasta que se me ocurrió esta receta!
IngredientesInstruccionesCuando está bien mezclado, no deberías ver aceites flotando en la parte superior. Utilízalo como cualquier otro suavizante, a razón de ¼ a ½ taza por carga.¡Disfruta de tu suavizante DIY!
El vinagre de limpieza sin aroma es más ácido que el vinagre destilado normal. Esto no quiere decir que no tenga ningún aroma, sino que no tendrá ese fuerte olor a vinagre. El ácido más fuerte no dañará tu ropa; de hecho, ayuda a protegerla rompiendo cualquier residuo de grasa y cortando cualquier residuo de jabón que haya quedado.
Los aceites esenciales se utilizan por varias razones. El primer propósito es añadir un aroma natural. Muchos aceites de fragancia contienen productos petrolíferos y esa es una de las razones por las que elaboro mis propios productos, para alejarme de los sintéticos. En segundo lugar, muchos aceites esenciales contienen compuestos antibacterianos, que pueden ayudar a eliminar las manchas y los olores de la ropa. Por último, puedes personalizar tu suavizante para que sea relajante, calmante o incluso energizante utilizando diferentes mezclas de aceites esenciales.

Cuál es el mejor suavizante casero para la ropa

Hace poco que empecé a utilizar esta receta cuando se me acabó el suavizante comprado en la tienda.    Como siempre, era escéptica.    Tenía todos los ingredientes en mi armario, así que lo intenté.    Me alegro de haberlo hecho.    Lo adoro por completo.    De hecho, acabo de hacer mi segunda tanda esta mañana.    Puedes guardarlo en tu viejo recipiente de suavizante, o utilizar una jarra de leche limpia.
¡¡¡El costo de 3 cuartos de galón sale alrededor de 75 centavos!!!    Utilicé el acondicionador barato Suave Mango y funcionó perfectamente.    Olía de maravilla y dejaba una pizca del aroma del mango en mi ropa.    Quería un aroma más fuerte en mi ropa seca, así que añadí un poco de aceite esencial de naranja a la mezcla.    Unas pocas gotas fueron suficientes.    Ahora mi ropa huele realmente bien.
Así que ahí lo tienes.    Todos mis secretos de lavado revelados.    Y como me ahorro tanto dinero en la colada, no me siento culpable por entrar en mi tienda de utensilios de cocina favorita y comprar otro recipiente que no necesito.